2 comentarios

La fidelidad

 

Infidelidad-en-el-noviazgo

“Prometo no amarte eternamente, ni serte fiel hasta la muerte, ni caminar tomados de la mano, ni colmarte de rosas, ni besarte apasionadamente siempre.

Juro que habrá tristezas, habrá problemas y discusiones y miraré a otras mujeres vos mirarás a otros hombres. Juro que no eres mi todo ni mi cielo, ni mi única razón de vivir, aunque te extraño a veces.

Prometo no desearte siempre a veces me cansaré de tu sexo vos te cansarás del mío y tu cabello en algunas ocasiones se hará fastidioso en mi cara.

Juro que habrá momentos en que sentiremos un odio mutuo, desearemos terminar todo y quizás lo terminaremos, mas te digo que amaremos construiremos, compartiremos.

¿Ahora si podrás creerme que te amo?”

— Raúl Gómez Jattin

 

No creo en la fidelidad eterna, Ni creo tampoco en que puedas amar a una persona con la misma intensidad durante toda la vida. TODA, todita toda se me hace mucho. A pesar de eso nunca he sido infiel (teniendo en cuenta lo de infiel como esa idea de mantener una relación amorosa con dos o más personas a la vez)

El concepto de fidelidad e infidelidad me parecen difíciles de definir. Si somos muy estrictos, el pensar en Jason Momoa mientras estás paseando de la mano con tu pareja podría ser una infidelidad, también el voltear y ver las nalgas de una morra e imaginarla desnuda sería una infidelidad. No se diga el intercambiar mensajes, besos, palabras o hasta fotos por mensajes o redes sociales. Pero claro, hay de conceptos a conceptos. Y si nos basamos en eso nel, nunca he sido fiel porque hay momentos donde sí he pensado en alguien más cuando estoy con otra persona.

Creo que todos hemos fantaseado con alguien porque bueno, es como esta cosa normal de la vida ¿no? Pero creo también que eso te puede ayudar a mejorar la relación con una pareja o hasta a elevar el deseo en el objeto de tus afectos. Pero creo también que hay niveles. No es lo mismo ver fotos de Superman sin camisa a mandarle una foto de tus partes pudendas a una persona.

Y en ese sentido no tan estricto de la fidelidad podría decir que jamás le he sido infiel a alguna de mis parejas. Ni siquiera a mis free o a los amigos con derechos e izquierdos. No sé si es por mi educación tan católica que me causa cargo de conciencia o por un dejo de honradez en mi mente pero nunca he podido hacerlo. Ganas, deseos y gente no me ha faltado (aunque bueno, tampoco es que levante pasiones por doquier) pero siempre hay algo que me lo impide. Nómbrenle como quieran pero a mí eso de andar besando otras bocas y mintiendo no se me da nada bien.

Ahora de grande (adulto contemporáneo dicen los mamones) he tomado más conciencia sobre eso. Obvio después de vivir todo ese asunto de infidelidad en mi relación pasada aprendí lo gacho que se siente encontrar que el objeto de tu afecto se anda repegando sus cosas con otra persona y más gacho aún es sentir que la persona que falsamente creías tuya, como si uno fuera pertenencia de otra sólo por casarse, ahora quiere a alguien y ese alguien obviamente no eres tú.

No me doy baños de pureza y no intento que esto sea como un escrito donde diga que soy mejor que los que engañan. Es simplemente que me resulta difícil de pensar en hacer una vida con dos personas a la vez y que eso te cause una felicidad. Mentir, engañar, chantajear, vivir una doble vida siempre cuidándote de que no te descubran, creo que eso no es la forma en la que me gustaría llevar mi vida. Eso me daría harta huevita

Respeto y hasta admiro a las personas que lo hacen de manera tan natural y hasta se divierten. Conozco un par de casos donde hasta fingen toda una relación para no hacer sentir mal a su pareja (mentira pendeja) y son los novios o maridos modelos. Mientras se tiran a un sinnúmero de personas a espaldas de la persona que dicen amar. Eso, sí es ser actores profesionales donde Leonardo di Caprio les queda pero si super cortito con todo y oso de Revenant.

Nunca entenderé cómo le hacen o que tanto pueden ser felices, lo respeto porque cada quien hace de sus genitales y su mente un papalote pero yo, definitivamente no podría.

 

Y creo sinceramente que cuando ya no estás agusto con alguien el primer paso es platicarlo y ser sinceros (sí, para eso se necesitan haaaaaaartos huevos) y si las cosas no funcionan, dejar todo por la paz y buscarle en otro lado. Al final de cuentas creo que eso es lo más saludable.

 

Y yo tan en pro de la salud que soy.

 

Así que antes de poner los cuernos, agarrese sus tanatitos y diga las cosas como son, igual y en una de esas le pega el chicle y hasta tríos o bacanales anda haciendo.

 

Y pues, ¡Salud!

 

Pd. Esta idea fue la inspiración de esa plática sobre perdonar infidelidades. Creo que fue la plática más larga y extensa que he tenido con 2 de mis compañeras de trabajo sin que se tocara el sexo.

Anuncios

2 comentarios el “La fidelidad

  1. Yo soy putisima, pero no soy infiel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: