4 comentarios

Porque, una buena cogida es muy difícil de encontrar y más difícil de dejar.

O el día que los tequilas hicieron que mi compañera soltara la lengua.

Y no, esto no es una historia lésbica, es una reflexión sobre el sexo casual entre hombre y mujer, así que está a tiempo de correr.

11902424_873116099437413_5733675258135638426_n

Imaginemos que tienen una amiga “A” que conoce al sujeto “B”. A y B platican, se la llevan bien, hablan a diario por Whatsapp, Facebook, Skype y demás. A y B no viven en la misma ciudad lo cual lleva a A y B a tener una especie de “relación amistosa con sexting” a distancia.

Por azares del destino B viaja a la ciudad de residencia de A y tienen sexo desenfrenado, apasionado y loco (como debe ser pues) y hasta duermen juntos. Al día siguiente, día de partida de B, las cosas mágicamente cambian: B dice que no quiere una relación, que eso de las relaciones a distancia no funcionan, que él es un alma libre (la mamada) y que lo mejor sería no hablarse. Ella contesta que nunca ha tenido una relación a distancia y que no sabe cómo son esas cosas peeeeeero, que sí él no quiere nada, lo entiende, al final sólo buscaban buen sexo.

Se dejan de hablar, el contacto es sólo profesional y frío. Después de un buen rato de estar así, B decide levantar la ley del hielo y hablar otra vez con A, todo retoma su curso, no como antes, pero al final se vuelven a hablar.

Y meses más tarde le toca a A viajar a la ciudad de residencia de B, ella va por cosas más personales así que no era una visita exclusiva a B pero él se ofrece a ir por ella, a llevarla a cenar y a pasear de la mano como novios. Pasa lo inevitable otra vez. Sexo con locura y desenfreno. Y al final de ese sexo, el cuento otra vez por parte de B. No quiere relaciones, no busca nada, no puede mantener una relación a larga distancia, no quiere estar amarrado a alguien y demás. Ella lo calma y le dice que ella también quiere sólo sexo. Objetos sexuales solamente.

Y sí, él vuelve a dejarle de hablar. Y el loop interminable sigue, se hablan, tienen sexo, se la pasan chido, él hace drama, se dejan de hablar, él regresa, ella cede, se ven, coge, drama, ley del hielo, un hola casual, una visita…

Así desde hace casi un año.

Ella sólo quiere sexo y lo deja en claro, él hace drama y se tira al llanto cuando (nadie y solo él) habla de tener una relación.

Y mi pregunta aquí es ¿acaso un hombre y una mujer no pueden solo tener sexo casual sin amor, relación, apego, mensajitos cursis y demás de por medio?

¿Qué pedo con estos hombres dramáticos que se alejan cual cucaracha del chanclazo después de un sexo casual?

¿Quién les hizo tanto daño y por qué no pueden mínimamente saludar a la persona que se acaban de coger?

Habemos mujeres (pocas, aclaro) que podemos tener sexo sin ningún tipo de conexión emocional-sentimental. Mujeres que sabemos que coger no significa que él va a ser mi novio, me va a proponer matrimonio y me va a rescatar en su corcel blanco.

Y que lo único que pedimos es que esa amistad continúe.

Hay mujeres que de verdad solo quieren un compa con quien coger. Punto. Cero dramas. Sin compromisos.

Yo no entiendo esa idea del hombre de coger y desaparecer, de cortar comunicación y de no decir las cosas de frente: te cogí porque me gustas y estaba caliente, no quiero nada más, solo coger.

¿Cuesta tanto hablar directo?

¿Se les cae algo si lo hacen?

Uno solo quiere coger, así como ustedes, sin sentimientos pero con una buena plática después. Y unas chelas para repasar la cogida días después, y de vez en cuando un compa para platicarle tus penas. Y ya. Porque eso sí, cuando encuentras a un bato con el que hay química en la cama pues es difícil dejarlo y dejar de coger. Una buena cogida, es difícil de encontrar y más difícil de superar cuando se pierde.

Lo peor, es que luego dicen que es uno la que anda haciendo dramas por la vida.

Pinches batos dramáticos.

La única idea lógica que encuentro es que hay muchos batos miedosos por el encuentro con esas compromisofílicas. A esas hasta yo les tengo asquito.

Necesito que un hombre me explique.

Anuncios

4 comentarios el “Porque, una buena cogida es muy difícil de encontrar y más difícil de dejar.

  1. Antes de irme a la cama, me tomé la libertad de leer este post, dado que he leído otros de este, tu blog y aunque no he comentado en ninguno me ha gustado lo que he leído hasta el momento.

    Personalmente, uno también como hombre SÍ Y SÍ busca una fuckbuddy, free, amiguita con derechos o como se le llame, la neta. TODOS nosotros la hemos tenido física o cibernéticamente. TODOS, incluyéndome, en algún momento de nuestras vidas.

    Pienso que coger con la fuckbuddy, es satisfacer placer corporal con (ligeramente) emocional. No se puede tener sexo sin tener una conexión (en mi muy personal manera de ver las cosas) emocional con esa persona, ya de menos. Si le gusta lo que le hago porque ni su pinche novio pendejo lo puede hacer, entonces hay algo que te une con ella de alguna manera.

    Sí es cierto que a muchos de nosotros nos da como miedo el hecho de que las cogidas puedan ser el inicio de partirle la madre a los noviazgos actuales de ambos.

    El hecho de coger mejor con una amiguita que con tu propia novia también tiene mucho sentido, especialmente cuando esta última no quiere mamártela y te acusa de que “siempre estás pensando en sexo” o “siempre estás caliente”.

    Pienso que no es un crimen tener deseo sexual un poco mejor manifestado como hombre, pero donde una mujer sea cachonda y le guste realmente coger, es acusada y adjetivada burdamente como una putilla más del cuartel de las feas. Eso último revela nada más en qué pinche dimensión de sexismo seguimos viviendo en estos tiempos posmodernos, pero anyways. Yo veo a la mujer como una hermosa creación de tu deidad de mayor confianza. Complejas, complicadas y sí, algo difíciles de tratar, pero hermosas al final.

    ¿Que se vale con todas las de la ley terminar con tu novia por una morra que coge MUCHO mejor que ella? Sí. Es válido. Lo apoyo, de hecho.

    ¿Que existe el temor de clavarse y por eso de repente desaparecemos? También.

    ¿Que si nos clavamos y realmente de lo primero que nos enamoramos de nuestra fuckbuddy es precisamente su forma tan deliciosa de cogernos y complacernos? A veces da miedo, a veces no.

    Tiene qué existir cordialidad y nunca hacer ver a nuestra amiguita con derechos como una puta más. No… NECESITA que la veamos como alguien a quien apreciamos realmente, si ella mete el corazón con cada cogida, hay que actuar cautelosamente y decirle sutilmente que la masturbaré hasta que me diga cosas sucias jadeando, le haré cunnilingus, cogeremos, seremos felices, yo la haré venirse 2-3 veces y ella a mí (no sé si se los trague o no y no importa) y dormiremos juntos para posteriormente bañarnos juntos y tallarnos la espalda, ir a desayunar, llevarla a casa y en la próxima oportunidad, volver a coger celestialmente. Ya si uno así también lo siente, entonces a parte de la cogida, es proponerle iniciar algo chingón única y exclusivamente si uno también lo siente. Si no, pues sí hay que decirle que solamente seremos juguetes para el placer de cada uno, haya parejas o no. ESE es el gran pedo que la neta la mayoría de los hombres NO menciona al tener un tipo de unión así con una mujer. Y eso es ser un CULERO, la neta.

    Tanto como dejar de saludarla, creo que jamás. Nunca lo he hecho. Todo lo contrario, las 2 con las que viví eso se desaparecieron, les habla uno y se hacen las pinches desentendidas y pues ni pedo. No estaba tan clavado uno de todas formas. ¿Ves? No hubo algo dramático y de ella tampoco. Se encontró otro que coge rico más cerca o algo.

    Apoyo y ejerzo absoluta e indiscutiblemente el amor sin apegos porque no hay necesidad de ver a nuestra relación con una mujer como algo de qué preocuparse, se vive bonito, se quiere bonito, se es pleno y feliz, punto.

    • La cosa aquí es que en ningún momento hay una relación de noviazgo (ninguno de los involucrados tiene novia/o) es sólo sexo casual y ya. Pero la pregunta viene de ¿por qué tanto mariconismo de los batos para alejarse y dejar de hablar? y ¿qué pasa por su mente cuando tienen sexo casual, que la morra se va a enamorar o ellos lo van a hacer y por eso corren?
      Te doy totalmente la razón de que hay que ponerle nombre y apellido a lo que se tiene, así sea el inicio de una relación o un sexo casual. Pero vamos, todos somos buenos para atorarle, pero ninguno para definir

  2. Pues yo tengo mis sexamgos y estan ahi para una chela o una cogida… y ya!…. Los humanos somos bien variaditos, habemos de todo!

    • Yo también tengo uno que otro, bueno, en verdad uno que no se pone sus moños y es bastante divertido. Pero la mayoría de la raza con la que me he topado son demasiado sufribles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: