Deja un comentario

Humedades 1.0

Por eso siempre, antes de masturbarme rezo mis oraciones hincada, al pie de la cama. Que dios se apiade de mi alma, que perdone mis desvíos y de una vez que sepa mi atrición por los destrozos que mi mente va a pensar, que mi cuerpo va a sentir y que mis manos van a hacer.

Soy un monstruo señor, no dejes que el diablo venga por mí, pero no me libres de las acciones pecaminosas. Esas déjalas llegar, que yo siempre las recibiré como una buena señorita: con las piernas abiertas.

catholic-prayer-school-girl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: