Deja un comentario

El hombre ideal.

997c713d281ea8b92f179df23b92181e

-¿y esa cara? No me digas que otra vez lo mandaste a dormir solo.

-No era mi tipo, eso es todo.

-¿tu tipo? Si era todo lo que buscabas, me esmeré en presentarte a alguien que fuera exactamente todo lo que pedías.

-Sí, pero al final no lo fue. La plática fue aburrida.

-¿qué buscas entonces?

-No lo sé, pero definitivamente no era a él a quien buscaba. Fue divertido por un momento pero, tal vez fue demasiado simple, demasiado niño bien. Muy bueno. Se despidió de mí con un apretón de manos. Los otros se despedían con besos y él, con un apretón de manos ¿entiendes?

-No, creo que te falla algo en la cabeza, cualquier mujer desearía tener una cita con un caballero

-yo lo prefiero cabrón

-(suspira) ay M ¿alguna vez mejoraras?

-no lo creo, una vez que el daño se hizo, uno solo empeora con los años

-¿Qué quieres, qué es lo que realmente buscas?

-Un hombre. Eso es todo.

-aja. ¿y ahora realmente? (abre las cervezas, una para ella otra para M)

-Busco el olor que se te queda grabado en la mente cuando pones tu nariz en su cuello, busco un hombre cuyo pecho esté a la altura de mi oído para correr a oír su corazón cuando me sienta perdida. Busco unas manos grandes que me acaricien la espalda por las noches, pero que también me den de nalgadas cuando me porto mal

-perversa.

-lo sabes, sabes que sólo en él encontré ese nivel de perversión que se iguala al mío, nadie ha sido tan sádico como…

-¿vas a seguir mamando con que él fue tu hombre ideal o podemos seguir hablando de lo que quieres? si sigues en ese mame, mejor le dejamos aquí

-guardaré mis respuestas para después, ya sabes lo que pienso sobre él. Quiero a alguien que tenga la capacidad de hacerme gemir o hacerme reír hasta llorar. Con el suficiente pelo en pecho para sentir que abrazo a un oso ¡aaah, un oso!

-¡mamaaaaaaar!

-ok, sin osos, osos metafóricos, bueno, osos de verdad. Un hombre de pelo en pecho, en piernas, barba grande, tupida, negra. Ojos profundos, mirada asquerosamente perversa, de esos a los que mantenerles la mirada moja. Sonrisa perversa, pero franca, amo a los hombres que ríen con todos los dientes ¿sí sabes cómo?

-sí, como ese que te cog…

-sí, a veces las cosas deliciosas no vienen en el mejor empaque, pero superando eso, te das cuenta que los empaques están sobrevalorados. Me encantaban sus besos, podía besarlo toda la noche y tenía la terrible facilidad de excitarme con besarme levemente, morderme el labio y aprisionarlo entre sus dientes, hasta que yo decía sí a su reclamo de irme a su cama.

-bueno, entendí el concepto ¿qué más?

-me encanta el olor de un hombre, ese que te deja después del sexo, que se impregna en tu piel y dura varios días en ella. Amo el olor a perfume y cigarro, a whiskey y cigarro en un hombre, el olor delicioso de un perfume de notas fuertes en una chamarra, el olor de un hombre después de una noche de sexo. Alguien que adentro y afuera de ti huela bien.

-eres caso perdido, te gustan las cosas más locas en un hombre.

-soy un caso perdido persiguiendo a un imposible, a una fantasía. A el loco de los lentes de pasta que parecen pegarle en las pestañas, del tipo que ríe e ilumina todo, del idiota que te pone apodos y te estremece cuando los dice en la cama, del que te sigue el juego y se desnuda a la menor provocación, del que sabe exactamente que hoy van a tener sexo y no pone excusas para acompañarte a la casa, del que le da lo mismo coger en un sillón que fajar en el carro, del que mete la mano sin importarle que sean las 3am y no te haya pedido permiso de poner su mano ahí. Del que corre riesgos estúpidos por coger, del que dice tu nombre y te hace vibrar, del loco que tiene una doble faceta: el lleno de pasión y el de espiritualidad inquebrantable, al que quisieras ver todos los días dormido a tu lado, el que no necesita usar perfumes para que ames su olor, el que te vuelve loca con voltearte a ver. El que te hace sentir tan pequeña y tan indefensa que solo puedes pensar que el mejor lugar para refugiarte es en su piel.

-¿hablas de él verdad? Es su descripción

-no, hablo de la fantasía. Si hablara de él te diría que no tiene los dientes tan parejos, que su barba no está lo suficientemente cuidada y que pica cuando la pasa por los muslos, que es miedoso y que a la menor provocación corre porque los sentimientos de más lo abruman

-volvemos a hablar de él ¿de verdad fue tan grande el amor?

-me gustaría regresar el tiempo y besarlo aquella vez hace 9 años, me gustaría dormir a su lado, me encantaría que sintiera un 10 por ciento de lo que siento por él

-¿para qué?

-porque así se habría quedado. No hubiera corrido cuando le dije que lo quería.

-como el otro wey

-como todos los que corrieron. No se sí fue el “te quiero” o fue que se dieron cuenta de mi malignidad pero huyeron

-¿ya no te habla?

-hasta la pregunta es tonta, obviamente no, huyo, él, el otro y claro, el último.

-algo estás haciendo mal M.

-sí, esperar que alguien me quiera, eso es lo que hago mal. O como dijo el chamán: buscando que me den todo lo que yo doy.

-ni modo, te seguiré buscando pareja, ya la encontrarás.

-sí, pero ahora busca alguien que se parezca menos a él… o bueno, mejor búscalo a él, no, mejor no busques nada, ya no puedo más con las falsas esperanzas.

-salud por los malos hombres

-salud por los hombres, que son un mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: