Deja un comentario

La brutalidad

Imagen

¿Entonces crees tú que por hablarte cariñosamente, decirte que te quiero y que me gustas estoy terriblemente enamorada de ti?

¿Crees acaso que no puedo vivir sin ti, que te amo con locura y que estoy dispuesta a dejarlo todo por ti y a aguantarlo todo con tal de tenerte aunque sea 5 minutos al día?

Perdóname cariño, pero no puedes estar más equivocado.

No te amo con locura, ni estoy muerta de amor por ti, es más, ni siquiera tengo las más mínimas ganas de aguantar tus desplantes y desprecios. No, no te adjudiques cosas que no te van. Es cierto que te quiero y te quiero mucho, pero eso no significa que esté dispuesta a tolerar tus constantes insultos, tus idas y venidas, tus desplantes. No te creas tan dueño de mi vida.

Y sí te dije que me gustas es cierto, o bueno, lo era, me gustaba ese hombre que pensaba que eras. Seguro, buen amigo, buen amante, carismático, de esos que no buscaban sacar solamente el placer. De esos que no corrían a la primera. Pero no, ya vi que eres uno más, igualito a los demás, de los que corren cuando hay sentimientos, de los que solo buscan aquello que los entretenga, que les de placer, que los entusiasme por una hora o dos. De lo que son lindos, solo cuando buscan a alguien que les quite lo aburridos, que los divierta un rato.

Y déjame te cuento algo: yo no soy así. Yo cuando amo, lo digo, cuando odio también, cuando quiero a alguien estoy dispuesta a aguantar pedradas y golpes bajos (hasta su límite) y cuando quiero a mis amigos ¡uff! Quiero con verdaderas ganas  y no me pesa admitirlo. Así te quiero, con ganas, con fuerzas, por todo lo que significas en mi vida, por los buenos sueños y los grandiosos desvelos, por las noches largas de pláticas risas y cigarros, por eso te quiero, pero también con esa misma fuerza que puedo quererte te puedo aborrecer sí me maltratas.

Ya pasé por lágrimas, por desengaños, desencantos, patanes, estúpidos, engañadores y por una gran clase de hombres que sólo me buscaban para su beneficio personal. Y sí tú eres igual y te cortas con la misma tijera, déjame decirte un par de palabras cariño: te puedes ir mucho a la chingada.

Yo quiero al amigo, al que está ahí, en los desvelos y en las noches solitarias para divertirse y pasarla bien. No quiero al tipo ególatra y payaso que cree que puedo aguantarle todo sólo porque él cree que muero de amor.

No cariño, no muero de amor por ti.

Solamente te quiero y mucho, solamente me gustas, y bastante. Solamente amo esa química que hay entre los dos.

Y solamente espero que te des cuenta de que hasta en la mejor historia las pendejadas cansan.

No seas bruto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: