Deja un comentario

Y el que tiene tienda…

tienda

Pásele joven, sin compromiso.

-Gracias

– ¿Que anda buscando?

-Nada

-¿Y que anda viendo?

– todo

-¡Ah que bien! déjeme ofrecerle algunos productos, a ver si le interesan. Tengo este bálsamo de peje. Ideal para soñadores fatalistas petulantes. Me acaba de llegar de el Df. ¿no quiere probarlo?

– No gracias, no suelo untarme nada, soy alérgico a las cremas. Oiga ¿porque se llaman así aquellos lentes?

-¿Cuáles? ¡ah! esos, los lentes consumistas. Ya sabe, son lo último de la moda en tecnología desechable. El típico úsese y tírese del siglo XXI. y los tenemos en todos los colores.

– ¿Y su precio?

-barato joven, por ser precio de introducción, se los damos con este inservible estuche, a un precio carísimo, casi le pedimos lo que cuesta un alma en estos días, pero eso si, le garantizamos que será la envidia de sus amigos.

-¿y si se rompen?

-Fácil, se compra los de la nueva temporada, que, acá entre nos joven, y solo porque me cayo bien, le digo que son igualitos, pero claro, mas vanguardistas, son de la nueva temporada.

– No, pues, esta bien, pero ando buscando otra cosa…

-¿Cómo que?

-Ya se, le voy a proponer algo, hágase socio de la tienda, se lleva grandes beneficios y recibe, mes con mes, la revista del consumidor compulsivo

-¿Y en cuanto sale la suscripción?

-En nada, mire, déjeme le traigo una ficha para llenarla.

-Espere, bueno, ya fue por la hoja, ya que. Y dígame que otros productos tiene? ¿Tendrá algo para el amor?

-Uy, el amor joven, el amor, si, si tenemos un basto surtido, pero necesita especificarme como que anda buscando, porque esa línea, al igual que la de la política, es muy diversa. Mire, tenemos mal de amores embotellado y listo para beber, solución desinfectante de amores pasados, lavativa de amores mal correspondidos, gotas de la vida en rosa, traídas directamente de Paris, que es donde crece la planta, buenísimas para esos días de stress o de amarga melancolía, pero también tenemos  dulces somníferos sabor príncipe treintón y solitario en búsqueda de la princesa joven que no encontró en su juventud… ¿sexo?

– ¿también lo vende?

-Jajajajaja, no joven, ese no lo vendemos aquí, le pregunto eso para su hoja de suscripción.

-¡Oh! sexo… indiferente, el libido se fue con su figura y con su aroma

– pero para las cuestiones del sexo, déjeme decirle que,  para esas ventas hay casas especializadas en tal compra venta, aquí solo tenemos pastillas de bajas pasiones, el principio activo esta extraído de púberes en pleno descubrimiento y desenfreno sexual.

– ¿y sirve?

– uy, pues la verdad no lo se, a mi todavía no me llega la hora de tomar eso. ¿Edad?

– ¿Mental, emocional o física?

– la que usted guste

– bueno, póngale un anciano en reencuentro con su adolescencia perdida con mentalidad de niño en etapa escolar.

– ¡Soñador eh! Muy bien, por ser ya nuestro socio distinguido, le vamos a regalar un reloj. ¿Con qué horario se lo doy? ¿Con el de verano o el de invierno?

– no se, el que guste, a mi el tiempo me da igual

– a mi me gusta mas el horario del centro, es mas practico.

– y si, todo depende del tiempo del centro, es el centro de referencia

-así es, lo bueno, es que no somos de Yucatán, ahí, el tiempo si que es problema, sobre todo el tiempo de la melodía. Imagínese  usted, que traiga el tiempo volteado, o como le llaman allá, mal tiempo. Va a tener un problema tremendo con el tiempo de las melodías, porque si las coplas no se acoplan, las rimas salen mal… y todo es cuestión de tiempo…

-¿cuestión de tiempo para que?

– para que se le termine el tiempo de las coplas, y de rimar su rima.

– si pero todo es cuestión de tiempo ¿no? tengo tiempo para acostumbrarme

-¿Y tiene tiempo?

-¿Cómo para que?

– como para tomarle la foto que ira al reverso de su credencial, y así, poder identificarlo

-mmm… ¿Qué hora tiene?

-Ujules, yo traigo la hora de descansar

-¿Ya tan pronto la muerte?

-no, no, no, la hora de descansar del trabajo, son las 7 40, y cerramos a las 8

-Oh, entiendo, bueno si le parece regreso mañana

– me parece bien, lo estaré esperando

-oiga, y esos frascos rosas para que son?

Ahh esa es nuestra línea del amor… tenemos surtidito, amor bueno, amor cruel, amor sin amor, amor sin amante o la  miel del amor adolescente. ¿No gusta probarlo?

-si…. mmm…. tan dulce como el primer amor… pero queda un residuo amargo, así como a desengaño

-exacto joven exacto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: