Deja un comentario

Complejos

piernas

 

A ella no le gustaban sus piernas,

siempre las escondía usando pantalón.

Pensaba que eran demasiado blancas y sin chiste,

tampoco le gustaban sus nalgas,

creía que eran muy grandes… demasiado

ninguna mujer de su familia tenia un trasero como el de ella,

y eso

le creaba un gran complejo.

Pensaba que todas estaba bien

menos ella

hasta que,

como en todo,

una vez abrió las piernas despojándose de sus ya hasta encarnados pantalones

y poniendo al aire su gran trasero

y fue ahí,

en esa cama

donde todo tuvo sentido

sus piernas pálidas no lo eran mas

y su trasero era mas redondo y firme de lo que hasta ella podía ver

bastó llenar los complejos con sexo

para que jamás se volvieran a cubrir las piernas

y siempre estuvieran abiertas, recibiendo a todos los que entre ellas se perdían

poniendo en alto el trasero

para que todos se deleitaran con él.

Nunca mas a sentir pena por eso

nunca.

Porque al final de cuentas descubrió

que ella causaba envidia

entre aquellas, que de tan normales, pasaban a ser planas y sin sentido

entonces fue

cuando se sintió mal por ellas;

pobrecitas pensaba, que acomplejadas deben de estar,

sin un trasero grande como el mío

pobrecitas… que pena me dan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: