3 comentarios

El karma, el puto karma

El karma… el puto karma.

Como les platicaba el otro día, este año me negué a hacer algo para la cena de navidad. En vez de eso decidimos encargar pavo y quitarnos problemas…
Ingenuas de nosotras.

Para empezar fue todo un show para pensar el tamaño del pavo, si 5 kilos o 7, a unos días de la noche buena no sabíamos cuanta gente iba a ir, total, nos decidimos por el de 5kg. Depositamos el abono y esperamos…
Mi error más grande fue hacer planes sin hablar con la persona sobre la entrega del pavo.
El día esperado le mandé mensaje y me dijo que la hora para recoger el pavo era de 9 a 1pm. Y eran como las 12 50. Mandé a mi gordo por el pavo, le dije a el chavo hacedor de pavos que me esperara hasta las 2 30 y recé por no quedarme sin cena navideña.

Mi gordo recogió el pavo, todo bien, se veía bastante rico, nos arreglamos llegada la noche y nos fuimos al festejo.
Como otras navidades, esta fue agradable, los juegos le dieron un ambiente más pachangueril a la cosa y disfrutamos.
Recibí regalos muy chidos, mis papas me regalaron un celular para dejar por fin al otro que tenia una pantalla de contentillo, se prendia y se apagaba, recibí tambien una pijama, una mascarilla (del santillo) ay chiste mamón, y no me acuerdo que más…

Total que la fiesta se termino por ahi de las 4am. Llegue a mi casa y me dormí.

Todo bien no??? pues nooooooooo!!!!

Me levantaron a las 8 30am las ganas horribles de vomitar. Fui a la sala, me tomé un poco de agua y esperé a ver si eran lombrices o algo así haciendome pasar un mal rato. Nada, seguian ahi las ganas. Como a las 9 se levanto mi mamá y me dió un pepto, con ese o se te calma la panza o vomitas… yo vomité y ahi empezó el calvario.
Vomité unas 3 veces. Me sentia mal, desvelada, enferma y con nauseas. Mi mamá me inyectó y todo parecia bien, pero no, el malestar continuo, todo el día me la pasé acostada en la cama muriendome de frio, de dolor de panza, cabeza y todo lo dolible. Una navidad horrenda.

Y  el karma a que viene? Pues a que todo el mundo dijo que me habian odiado por no hacer costillitas… sus malas vibras hicieron crush en mi panza.

Y lo peor, que para rematar esa horrenda navidad, ese día en la noche se fue mi gordo a su rancho ciudad a pasar el año nuevo. Yo queria irme con él o que se quedara a cuidarme… pero obvio ninguna de esas era una opción viable y tuve que despedirlo y quedarme toda triste.

Triste, enferma, cansada, adolorida y con frio terminé la que ha sido la navidad más horrenda que he pasado.

Ya quiero que pase este año nuevo y juro hacer yo de comer… aprendí mi  lección.
Ya quiero que sea 3 de enero para que regrese mi gordo lo extraño no uno, si no dos chingos… que digo dos… miles y miles, toneladas completas de chingos….

En fin
me voy que luego me acuerdo que no lo voy a ver y me pongo más triste…

Bexos guacareados.

Bais

Anuncios

3 comentarios el “El karma, el puto karma

  1. Hay no quiero tus besos con Guacaraa!!!!!!… Oye manita.. Y cuado te cases me vas ainvitar de fotografa oficial verdad?… (hace mucho queria preguntar eso!)… Mejorateeeee!!!!!!

  2. Jajajaja.Tranquila !!!!!!!!Ya no habran malas vibras, Yo te mando muy buena.Seguro que el 2010 es el tuyo 🙂

  3. Vaya chika si k la pasaste mal ya me habias contado pero no imaginaba cuanto. Cuidate espero k ya para estas fechas el año haya empezado super bien. Te leo luego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: